Previo a la elección presidencial del 1 de julio, Prevención y castigo analizará las propuestas de seguridad de los principales candidatos a la presidencia del país. En esta ocasión toca el turno a Margarita Zavala.
Para consultar la entrega sobre Ricardo Anaya, dar click aquí.
Para consultar la entrega sobre José Antonio Meade, dar click aquí.
Para consultar la entrega sobre Andrés Manuel López Obrador, dar click aquí.

Este análisis de las propuestas de seguridad de Margarita Zavala, estimado lector, se circunscribe al documento que condensa la plataforma política de la candidata independiente a la Presidencia de la República,1 como parte de la dinámica que se realiza en este blog parar mirar a detalle este ámbito en la oferta electoral.

De manera general, la propuesta de Zavala cumple con cierta dosis de realidad al reconocer las limitantes del gobierno federal para dar solución a los problemas de seguridad en el país.  En este mismo espacio, Jaime López-Aranda señaló acertadamente que la seguridad es un asunto fundamentalmente local, señalando que 95 por ciento de los delitos son del fuero común y que 91 por ciento de nuestros policías son estatales o municipales. Esto resulta aún más importante ante la crisis que enfrentan los gobiernos nacionales derivado de las tensiones que el concepto de estado-nación tiene con la globalización y la expansión de la democracia.2

Sin embargo, el método que eligió Margarita Zavala para lograr que municipios y estados asuman su responsabilidad en seguridad me parece incorrecto. Ella propone que, cuando los municipios y estados sean incapaces de desarrollar instituciones de seguridad confiables, la responsabilidad pase al siguiente nivel de gobierno. El problema radica en que el objetivo no debe ser que la federación asuma, como lo ha hecho hasta ahora, la responsabilidad y culpa en materia de seguridad, sino lograr que las instituciones de seguridad a nivel local funcionen. 

El tema más sólido de la propuesta de Zavala puede considerarse el relacionado con la labor policial. Coincido en que es necesario retomar el proceso de fortalecimiento de la Policía Federal, pero para hacer las labores que corresponden a la prevención de delitos del fuero que le corresponde, no para relevar a las fuerzas armadas. Desde esta perspectiva, la meta de aumentar la cantidad de elementos de la PF a 75 mil, —cifra que parece corresponder a la de elementos de las fuerzas armadas desplegados en tareas de seguridad pública—, no hace sentido.3

Por otro lado, preocupa que en la propuesta de la candidata, el paradigma de policía es el del modelo de saturación, el cual asume que con más policías seremos mas efectivos en la reducción de la violencia y el delito. La literatura académica más reciente sugiere que esa visión ha sido rebasada. Sin embargo, la candidata acierta en retomar viejas solicitudes de la sociedad civil como la autonomía del área de asuntos internos y la supervisión externa de la policía. También acierta en la propuesta de disolver a la Gendarmería. La Policía Federal no es, ni debe ser, una policía de proximidad: su naturaleza es otra. Esta tarea corresponde a las autoridades locales en sus corporaciones.

En lo que respecta a la organización del gobierno en materia de seguridad, Margarita Zavala retoma una crítica dirigida al gobierno de Enrique Peña Nieto respecto al error de haber desaparecido la Secretaría de Seguridad Pública Federal para trasladar dichas facultades a la de Gobernación. El presidente Peña propuso dicha fusión bajo el argumento de que la coordinación mejoraría. Sin embargo, esto no ocurrió: la fusión de dos burocracias grandes fue más complicada de lo que esperaban el presidente y su equipo.

Aunado a lo anterior, Margarita Zavala también retoma la crítica que se ha hecho al modelo federal actual por duplicar funciones entre la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana de Segob y el Centro Nacional de Prevención del Delito y Participación Ciudadana, del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.  En este tema, propone concentrar las tareas de prevención en el Centro Nacional. Me parece acertado evitar la duplicidad de funciones. Sin embargo, me quedan dudas sobre la idoneidad de concentrar las tareas de prevención social en el SESNSP que como mencionó también en este espacio Eunice Rendón, actúa aislado del resto del sistema de seguridad pública. Aunado a lo anterior, la candidata independiente propone crear un Centro Nacional para la Atención, Asistencia y Reparación Integral de Víctimas. Sin embargo, en la propuesta no queda claro como se diferenciaría este centro de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.

Es destacable que Zavala coloque el tema de la prevención social de la violencia y la delincuencia como uno de los tres ejes de su propuesta en seguridad. En la misma se hace énfasis en la implementación de políticas de prevención basadas en evidencia. El problema es que generar la evidencia cuesta mucho dinero y lleva tiempo. En México, hoy, ni siquiera se tienen líneas base de las cuales partir en la materia. Valdría la pena pensar entonces en políticas de prevención basadas en el aprendizaje sistemático.

Por otro lado, un aspecto relevante de su propuesta es la intención de cambiar la manera en la que medimos el éxito o fracaso en materia de seguridad. Las instituciones públicas tienden a enfocarse en producir lo que se mide y las instituciones de seguridad no son la excepción.4 Evaluar a las instituciones de seguridad por la reducción en los niveles de delitos denunciados, refiere el documento, ha generado incentivos perversos para desincentivar que la población reporte delitos a la autoridad. En su lugar, propone medir la efectividad de las instituciones de seguridad con la reducción en la cantidad de delitos ocurridos. Además, propone facilitar la denuncia a través de diversos mecanismos como hacerlo desde el teléfono celular o eliminar el trámite de ratificarla. 

La intención de reducir la cifra negra es loable, pero se requiere un esquema de medición que permita la mejora constante de nuestras instituciones de seguridad de manera integral. Observar el número de delitos ocurridos no es suficiente. El propósito fundamental de la medición del desempeño es mejorar.5

La violencia contra las mujeres ocupa un espacio considerable en la propuesta de Zavala. En este tema, propone invesigar todo homicidio de mujeres como feminicidio, lo que me parece un error. Parece partir de la premisa de que la atracción de los casos por el nivel federal llevaría a un incremento en la probabilidad de resolución de los mismos, lo que no coincide con los diagnósticos de la propia PGR. Según la propia dependencia, siete de cada diez carpetas de investigación se quedan sin resolución.6 Además, no todos los homicidios de mujeres se llevan a cabo por razones de género.

Por último, cabe una mención a la participación de la candidata en el debate presidencial. Fue clara su intención de diferenciarse del resto de sus contrincantes a través de un discurso de firmeza y mano dura contra los criminales. Lo anterior, en algunos momentos, contradijo lo expresado en la plataforma analizada que da a la prevención un lugar central. Sin embargo, el enfásis en la violencia contra las mujeres se mantuvo como un tema fundamental del discurso de la candidata. Lo cierto es que el esfuerzo de la candidata por crear una dicotomía entre su discurso y el de López Obrador, no dio oportunidad para que pudiera expresar en el debate lo que su plataforma detalla.

¿Qué quedó fuera de la propuesta en seguridad de la candidata independiente a la presidencia, al menos hasta este momento? La política de drogas, el tráfico de armas de Estados Unidos hacia México y el combate a las finanzas de los grupos criminales organizados. Estas omisiones, que algunos pudieran considerar lugares comunes, no dejan de ocupar un lugar central en la ruta para mejorar las condiciones de seguridad en México. 

 

José Andrés Sumano Rodríguez es catedrático CONACYT. Profesor-Investigador de El Colegio de la Frontera Norte. Doctor en Política Pública. Ex-funcionario de diversas áreas de seguridad.


1 Plataforma Política Margarita Zavala 2018.

2 Rodrik, Dani. (2012). The Globalization Paradox: Democracy and the Future of the World Economy.  W.W. Norton & Company: New York.

3 López Portillo, Ernesto. (2017). “Hacia el control militar de la seguridad pública”. Animal Político.

4 Behn, Robert. (2003). “Why measure performance? Different purposes require different measures”.  Public Administration Review. Vol. 63: No. 5.

5 Ibídem.

6 Ángel, Arturo. (2017). “Sin resolver 7 de cada 10 casos en nuevo sistema por incapacidad para investigar, admite la PGR”. Animal Político.