Previo a la elección presidencial del 1 de julio, Prevención y castigo analizará las propuestas de seguridad de los principales candidatos a la presidencia del país. En esta ocasión toca el turno a José Antonio Meade.
Para consultar la entrega sobre Ricardo Anaya, dar click aquí.
Para consultar la entrega sobre Andrés Manuel López Obrador, dar click aquí.

Hace algunas semanas, el candidato del PRI a la Presidencia de la República, José Antonio Meade, presentó sus cinco propuestas estrella en caso de que la coalición PRI-Verde-Nueva Alianza gane las elecciones presidenciales el primero de julio. Aquí un breve balance y lo que nos dice la evidencia:

1. Combatir el lavado de dinero y el tráfico de armas

Tanto las cifras del INEGI como las del SNSP lo dejan en claro: con Peña Nieto al frente, el año 2017 ha sido el más violento de la historia de México. Y ante una violencia que se extiende tanto geográfica como tácticamente como nunca antes lo había hecho, bien vale la pena enfocarse en los problemas raíz. Y al respecto, Meade hace bien en poner el dedo sobre la llaga: si los delincuentes no tuvieran acceso a los cientos de miles de armas con las que ya cuentan, y no pudieran acceder a los 60 mil millones de dólares que lavan cada año, seguramente habría menos delitos y violencia en el país.

Pero ¿qué hizo él en la materia a su paso por las secretarías de Hacienda y Relaciones Exteriores?

Para empezar, Meade no sale bien librado en lo que a combatir el lavado de dinero se refiere. Un estudio del Global Financial Integrity señala que México es ya el tercer país con mayor flujo de recursos financieros ilegales, sólo superado por China y Rusia. A principios de 2018, el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) presentó otro reporte en el que señaló que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de Hacienda fue incapaz de perseguir el lavado en el país.

Como muestra, este estudio sugiere que, aunque en 2016 el número de “reportes de operaciones inusuales” fue de casi 170 mil, sólo se iniciaron 184 averiguaciones previas, y apenas se lograron 15 sentencias condenatorias: menos de una por mes. Naturalmente, los montos de confiscación que logró la UIF son francamente insignificantes: apenas 237 millones de pesos. La impunidad absoluta.

Por si esto no fuera suficiente, Meade tampoco le dio todo apoyo a la UIF cuando pudo. Como Secretario de Hacienda,  no le dio los recursos suficientes para que ésta (o su par en la Procuraduría General de la República) ejerciera sus responsabilidades. Por el contrario, desde Hacienda, destinó mayores recursos a gastos superfluos, como los millones de pesos que Peña Nieto gasta en la promoción de su imagen.

En tráfico de armas, sus resultados tampoco son los mejores. Al frente de Hacienda, no hizo lo suficiente para detener la corrupción en las aduanas que dependen de esta secretaría. Como muestra, hay que recordar que, mientras la violencia vinculada a las armas se extiende en el país, las confiscaciones son las más bajas en la historia reciente.

Como canciller, el tráfico de armas tampoco fue prioridad en la relación con Estados Unidos. Por un lado, no se conoce que haya hecho algo excepcional para pedirle a ese país detener el flujo de dos mil armas estadounidenses que entran ilegalmente día con día a México. Más aún, cuando puedo dar un mensaje fuerte contra los traficantes, terminó cediendo a las presiones de Estados Unidos, permitiendo la liberación de un Marine que había sido detenido por ingresar armas a México en Tijuana.

2. Castigos iguales para todos los delitos en el país

Meade también propuso igualar las penas por los delitos en todo el país. Esto es, por ejemplo, que un feminicidio se castigue con la misma sanción -digamos, años de cárcel- sin importar si éste ocurre en Zacatecas, Coahuila, o el Estado de México.

Aunque la propuesta es encomiable, no es novedosa. Esta idea ya había sido presentada por profesores de la UNAM desde 1940. Además, desde 2014 contamos ya con el Código Nacional de Procedimientos Penales, que justo pretende evitar que se juzguen casos en forma diferente bajo el argumento de “territorialidad o ámbitos de aplicación”.

Más allá de que esta propuesta no parece ser innovadora, tampoco resuelve en mucho los problemas estructurales en materia de seguridad del país. Meade olvida que el problema no es la sanción. El cáncer es la impunidad.

3. Un sistema integral que permita identificar a los criminales

Aun los más férreos críticos de Felipe Calderón reconocen que uno de los avances más importantes de su sexenio fue Plataforma México. La plataforma era capaz de cruzar información sobre personas, delitos, empleados del sector seguridad, placas de autos, y otros datos relevantes para combatir el delito. Aunque ciertamente no era perfecta, después de haberle invertido más de mil millones de pesos sólo en sus tres primeros años, ésta era lo más cercano que hemos tenido en materia de tecnología para combatir el delito.

Sin embargo, tan pronto Peña Nieto y el PRI llegaron a la Presidencia, decidieron desmantelar este proyecto. Hoy Plataforma México son fierros viejos y bases de datos desactualizadas, que cumplen más un fin político y de espionaje a través del CISEN. Si Meade quiere lanzar un sistema como el que acaba de prometer, tendría que explicar qué diferencia habría con Plataforma México, y por qué su propuesta hoy es mejor que lo implementado en tiempos de Calderón, o que lo hecho por el PRI.

4. Fortalecer a la policía

Una cuarta idea esbozada por Meade es mejorar las policías. Hasta ahí, todo bien. Un reporte oficial de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) y una valiosa serie de estudios sobre la policía elaborada por Causa en Común revela el gravísimo nivel de abandono. ¿Quién podría oponerse a algo tan urgente?

En los hechos, sin embargo, quedan muchas dudas sobre qué tan importante es este tema para él, y para el PRI. Las razones para dudar están en todos lados.

En principio, es un hecho que la administración de Peña Nieto, en la que él participó, nunca impulsó realmente una reforma policial.

Por el contrario, desde Hacienda Meade nunca se caracterizó por destinar fondos suficientes a la Policía Federal, ni mucho menos le dedicó esfuerzos extras a crear fondos inteligentes que pudieran mejorar las policías estatales. Aun así, Meade sí incrementó las partidas presupuestales a las fuerzas armadas -y lo hizo en tal dimensión, que inclusive la SEDENA se dio el lujo de comprar a EU varios misiles y torpedos, sin que quede claro la utilidad de este gasto.

Esto, sin embargo, es sólo la punta del iceberg. En repetidas ocasiones, Meade se ha manifestado a favor de la Ley de Seguridad Interior, misma que, al preferir al Ejército en temas de seguridad, no parecería incentivar el fortalecimiento de las policías locales que ahora propone.

5. Combatir los factores delincuenciales

La quinta sugerencia del candidato del PRI es “combatir los factores que generan las conductas delictivas”. De nuevo, con la crisis encima, es difícil oponerse a esta necesidad. El problema es ¿cómo?

La referencia más cercana sobre lo que probablemente haría Meade es seguir con el Programa Nacional de Prevención del Delito (PRONAPRED) al que la administración de Peña Nieto, su jefe, destinó casi 10 mil millones de pesos. Al respecto, una investigación académica ha encontrado que todo ese dinero no logró su propósito. De hecho, ni se redujeron los homicidios dolosos, ni se detuvo el robo de autos en los municipios donde se implementó.

Meade ha dicho que convencerá a la mayoría de los mexicanos. Pero con estas propuestas, y el peso de una administración (y un partido) tan cargado de gravísimos casos de corrupción, parece que su panorama será bastante complicado.

 

David Pérez Esparza es maestro en Política Pública, maestro en Ciencias de la Seguridad, y maestro en Economía y Resolución de Conflictos. Además, se ha desempeñado como consultor e investigador en estrategia de seguridad. Coautor de cuatro libros, es además asesor en reducción del delito en Reino Unido, Consejero de #PropuestaMx, y candidato a Doctor por University College London (UCL).