Se concibe al Estado como el único titular del uso lícito de la fuerza y, así, el garante de la convivencia. La administración de la fuerza pública, en un contexto de asociación directa y casi exclusiva de la seguridad con el control, hasta hace poco tiempo se hallaba concentrado en los Estados nacionales y, a lo sumo, en los estaduales o provinciales.

Leer más

Leer completo